Los Puzzles, Yo y el otro Yo que debe enfrentarlos

CREANDO EKKO

Los Puzzles, Yo y el otro Yo que debe enfrentarlos

La semana pasada en Mad Bricks alcanzamos un nuevo hito en nuestro camino como estudio de videojuegos. Después de horas y horas de trabajo, bastante estrés y constante camaradería, completamos y publicamos oficialmente un juego al cual le tenemos un gran cariño, Ekko: Occlude The Void. Mandar a volar fuera del nido a este pequeño es algo que nos trae enorme satisfacción y no podríamos estar más agradecidos frente a las buenas reacciones que ha tenido hasta el momento. Por supuesto, que este regordete consentido esté fuera en el mundo no significa que no requiera más de nuestra atención. Al contrario, se viene una niñez veloz seguida por adolescencia intensa, pero estamos aprendiendo rápidamente a ser padres. Considero que es importante (y tal vez interesante) contarles un poco de mi experiencia frente a Ekko, desde el punto de vista específico de la creación de niveles/puzzles que fue mi enfoque principal como parte del equipo de creación de niveles (conocido también como Centro de Bullying al Usuario).

Seguramente, varios de ustedes han vivido la experiencia de copiloto en un juego, videojuego o hasta show de concursos de televisión. Durante esta experiencia, han sentido/creído que toda respuesta o reto que el piloto no logra, ustedes claramente entienden y pueden resolverla sin líos.

En mi caso personal, he vivido esto muchas veces, creyendo tener la solución a todo o ser el maestro de todo puzzle al cual se enfrenta el piloto. Por supuesto, esta convicción es un engaño que nos hacemos el cual proviene de vivir la experiencia desde otro punto de vista. Como observadores, no estamos pasando el mismo estrés del piloto.

Por un lado, nuestras acciones no importan ya que no tenemos participación activa en lo que está pasando. Por otro lado, los puntos de enfoque que tenemos sobre el reto son mucho más amplios, por este mismo hecho de no tener una real relevancia de manera activa en lo que ocurre. Este mismo fenómeno se da al momento de ser uno quien crea los retos o niveles de un juego de este tipo pero de manera aún más intensa. Siendo maestros absolutos del rompecabezas, cada pequeño detalle para llegar a la solución se vuelve una obviedad, lo cual puede llevar a crear dificultades más altas de lo que en el momento esperamos.

¿De qué manera entonces se puede corregir este riesgo? Hay varias formas, la más común y efectiva es un constante testeo con gente nueva cada vez que responderán de diferentes maneras a lo que se les propone. Sin embargo, cuando no se tiene el poder económico y mediático de grandes empresas, esto no es tan sencillo de lograr. Así que, de manera completamente lógica, decidí que la solución más razonable era claramente generar una especie de síndrome de personalidad múltiple….(importante tener en cuenta que estas múltiples personalidades sirven también al momento de hacer el QA de cualquier juego).

Dentro de este saludable ejercicio mental, tres personalidades principales se destacan en mi proceso creativo: El Diseñador, El Entendido y El Novato.  Existen varios tipos de interacciones entre ellos las cuales es necesario solucionar para lograr un buen resultado. El Diseñador desea principalmente generar una relación de amistad, despertar un interés constante manteniendo a sus nuevos amigos entretenidos y curiosos. Sin embargo, esto es fácil que se transforme en una cierta rivalidad. Lo que una persona considera divertido y atractivo es más que probable que no concuerde con la opinión de los demás. En el caso específico de un puzzle, una pequeña sorpresa o trampa planeada por El Diseñador para afinar el reto, puede significar un abuso en dificultad tanto para El Entendido como para El Novato. El primero de estos dos personajes es probable que logre entender más rápido la intención del Diseñador y no tome tan mal la idea. El gran problema ahí recae en cómo El Novato reciba esta idea. Como lo dice su nombre, él no es ningún experto en esta nueva experiencia y probablemente no pretenda dedicarle demasiado tiempo al juego para salir de su estado de novato. Para él, la idea originalmente positiva del Diseñador es algo frustrante que puede llegar a sentir como un ataque a su forma individual de querer enfrentar el videojuego.

El Diseñador y El Novato tienen una relación bastante delicada que muchas veces se resuelve de manera no satisfactoria para ambos. El Novato puede llegar al punto de consumirse por la frustración frente a lo propuesto por El Diseñador. Al hacerlo, acepta la derrota y abandona el juego o, en el mejor de los casos, busca ayuda en internet para resolver el nivel. La otra opción no satisfactoria es de parte del Diseñador quien, buscando no perder al Novato, decide entonces suprimir su idea creativa y volver el juego más sencillo.

Esta segunda solución carga otro problema que puede infectar la relación con El Entendido. El juego de repente ya no es un gran reto… todo por ayudar a este personaje Novato que no le interesa de a mucho al Entendido. El Diseñador se vuelve ahora un traidor o un vendido a los ojos del Entendido…. Pero el Novato necesita atención… pero el Diseñador también necesita expresarse….pero El Entendido tiene un interés sincero que le duele ver destruído…. Pero tal vez El Novato espere llegar a ser un Entendido….Es un intenso y enredado triángulo amoroso…

Este constante diálogo interno entre las tres personalidades, enfrentar cada nuevo reto y buscar una especie de balanza entre ellos, es un ejercicio que intento hacer siempre al momento de crear puzzles. Ya probablemente lo tengo demasiado interiorizado y lo hago sin darme cuenta (cabe la opción de que parezca un loquillo frente a mí cuaderno, tablero o el computador al momento de hacer niveles…). Aunque bueno, Crazy Guy is the New Hot Guy…. cierto?

Esto fue una introducción a la manera en la cual enfrento en general crear puzzles y cómo se fue generando en mis aportes a Ekko: Occlude the Void. Probalemente, si les agradan este tipo de entradas del blog, continúe con cosas más detalladas en Ekko. Mis procesos para engañarlos, jugar con sus expectativas y mantenerlos ilusionados al momento de creer que van a lograr resolver un puzzle (BUAHAHAHA).

#MadValencia

Leave a Reply