Mad Theorist

Marios, Peach y Bowser: Héroe, Damisela y Villano o Triangulo amoroso de tres Enfermos mentales?

La fórmula narrativa cliché de la gran mayoría de juegos de Mario es bastante familiar para todo espectador. En la Grecia antigua, por buscar a una hermosa mujer, Agamenón impulsó toda una nación a la guerra; siglos más tarde, Rapunzel hizo que un valiente héroe tuviera que trepar por lo que solo podían ser unas gigantescas y olorosas rastas. Debido a su gran acogida durante nuestra historia, es más que entendible que Nintendo haya reciclado esta historia (agregándole un toque proleta a su héroe en un mundo fantástico lleno de hongos).
Dándoles vueltas a este asunto cíclico narrativo de nuestro tan amado trío de personajes, he logrado ver más allá y entender realmente de qué se trata. Miyamoto no es un hombre de ideas cortas y detrás de esta simple fórmula ha escondido un conflicto complejo de desórdenes mentales.
Hemos visto a Peach como heroína activa desde la versión gringa de Super Mario Bros. 2, sumado a esto, es un hecho que es capaz de vencer a Bowser uno a uno desde que existe Super Smash Bros. La única razón lógica que explica porque se deja capturar tan seguido debe entonces atribuirse a un terrible Síndrome de Estocolmo. La princesa tal vez fue atrapada la primera vez sin poder hacer nada, pero algo en ella cambio…. Un amor incontrolable por su captor es lo que la lleva a verse en problemas constantemente de la misma manera.
Aunque sea más que entendible que Mario se enamore de Peach siendo esta hermosa y amable, el caso de Bowser no es tan lógico….Más allá de haber sido golpeado y vencido constantemente por un enano con un leve sobrepeso, Bowser se siente atraído de manera incontrolable por un ser de una especie demasiado distante a la suya…piénsenlo. Es obvio que existen mujeres de su especie que le gustan, Bowser Jr. no nació de la nada. Pero igual, él insiste en cazar constantemente a este personaje de alta alcurnia y popular en el mundo. Única explicación lógica: Bowser sufre de un fuerte caso de Erotomanía, enfermedad que lo lleva a creer ciegamente que Peach está enamorada de él.
Finalmente, Mario nunca recibe realmente nada de parte de Peach ni el reino en general. Lo consideran un héroe, va y viene, pero sigue siendo un plomero después de rescatar una infinidad de veces a su máxima soberana? Incluso la persona más noble estaría cansada o enfadada como mínimo después de tanta ingratitud. Mario en realidad no hace esto de manera consciente, al igual que el viejo Hidalgo, nuestro rechoncho plomero sufre de una Psicosis Reactiva donde realmente lo que lo rodea se difumina en su mente. Junto a este, el apoyo incondicional de Luigi también se explica de manera sencilla, el hermano olvidado sufre de Trastorno Psicótico Compartido tal cual Sancho Panza lo sufría.
Todo cliché narrativo se puede llevar un paso más allá si nos damos el tiempo de entender lo que oculta detrás. ¿O será que todo es simple blanco y negro encerrado en fórmulas efectivas que se pueden reciclar infinitamente?….
Piensenlo…. #MadTheorist

Leave a Reply