The Purge: Una Experiencia de Juego

El 2013 trajo a nuestras grandes pantallas una idea absurda en sí misma pero con un concepto detrás interesante: The Purge. Para quienes no decidieron dejarse llevar por su curiosidad, esta película presenta un futuro distópico, en el cual el gobierno estadounidense ha alcanzado un punto de progreso económico y social altísimo (bajo un régimen totalitarista). Mientras el gobierno ejerce total control sobre la sociedad y su funcionar, este logra un punto de balance al permitir una noche al año de Purga. Ningún crimen es castigable durante 12 horas y al día siguiente nada de que se hizo durante ese tiempo tendrá consecuencias legales. La cantidad de cosas que no funcionan bajo esta premisa son claras, pero no vengo a hablarles sobre esto, si no sobre qué tan cercana es realmente la experiencia de juego a los fines de The Purge.

Todos (o la gran mayoría) funcionamos como seres sociales intentando respetar una X cantidad de reglas escritas y otras naturales. Sin embargo, dentro de nosotros existe un lado oscuro y ansioso, lado que en algunos se manifiesta más fuerte que otros (diferentes tipos de criminales, líderes políticos, niños, abogados, etc..). A diferencia de una noche extrema como propone The Purge, nosotros tenemos miles de momentos de desahogo ¨criminal¨ al jugar videojuegos, piénsenlo….

En la mayoría de juegos tenemos el rol de jueces y verdugos lo cual nos permite sentir que estamos en total control sobre el mundo a nuestro alrededor, algo que en la vida real es absurdo. Nos vemos afectados por entes ajenos en todo tipo de juego y solo ahí tenemos todo el poder de hacerles pagar por sus acciones.¿Un desalmado Goomba me lastimó atrofiándome físicamente? Fácil, su castigo ha de ser morir aplastado por el gran peso de la ley, la cual en Mario recae completamente en mis manos. ¿Un grupo siniestro está abusando de la sociedad y controlándola en secreto (Mirror´s Edge, Deus Ex, entre otros)? Quien mejor que yo mismo para erradicar esta desigualdad con diferentes armas de fuego, cuchillos o mis propias manos. El hecho de hacerlo en un medio ficticio nos elimina en gran parte el sentimiento de culpabilidad.

Pero nuestros impulsos van más allá de una búsqueda de justicia externa a la ley que nos rige.¿Que ocurre con esas ganas de querer apropiarnos de todo lo que nos gusta, de lastimar por el gusto de hacerlo o de destruir simplemente porque algo es destruible? Por supuesto, en nuestro día a día podríamos hacer cada una de estas cosas, pero probablemente terminaríamos pagando las consecuencia por nuestros crímenes. Juegos como la serie GTA o Hotline Miami son recursos perfectos para saciar estos impulsos. Personalmente, mi terapia favorita es la serie de juegos de Lego. Nada más satisfactorio que destruir casi todo elemento presentes en el juego sin ninguna penalidad real; al contrario mi destrucción me otorga premios constantes de más fichas y/o dinero.

¿Quien no desea ser billonario, poseer miles de terrenos y manejar todo desde la comodidad de su hogar pudiendo pasar encima de los demás? Aunque este punto es en realidad de lo más posible dentro de nuestra sociedad, solo un pequeño puñado de personas lograr experimentarlo. Negocios turbios y desalmados ocurren todos los días, pero es un alto riesgo el cual puede llegar a tener terribles consecuencias bajo la ley. Juegos como Civilization o Sim City nos abren las puertas a todos a este mundo de altos negocios y completa individualidad buscando placeres propios.

Teniendo claro que los juegos son un camino más que real a saciar todo lo que The Purge vuelve una realidad, es importante ver un poco más allá. La realidad virtual en los videojuegos es algo cada vez más explorado y promete ser una próxima gran ola de tendencia de juegos. Nuestro desahogo de impulsos ya no tendrá un claro muro de distancia, la realidad buscará verse emulada de la mejor manera haciendo de esta experiencia algo aún más satisfactorio. Ahora, yo me pregunto: ¿Estamos preparados para poder saciar esto dentro de lo digital sin transponerlo a lo real? ¿Nuestra experiencia liberadora se volverá aún más liberadora o al contrario levantará más demonios en nuestro día a día? The Purge parece estar cada vez más cercana y no se cuantos de nosotros podemos decidir no participar en ella….Piénsenlo… #MadTheorist
image: Mike Armstrong

Leave a Reply